lunes, 14 de abril de 2008

El agua, por José Ramón Alcañiz Requena


2 moléculas de hidrógeno y una de oxígeno. Así se resume, químicamente, el líquido que genera vida en el planeta.

2 moléculas de ignorancia y una de desprecio (entre un 60% y un 80%) forman parte del ser vivo.

En MTC el agua genera vida, esencia, tiene un camino que recorrer llegando a otra agua distinta de la que formara parte, como si fuera un destino imprevisible.
Si esto lo trasladamos al hombre, este tiene un camino a seguir, y al igual que el agua, en su forma de vivir debería ser imprevisible, creativo e inesperado en su hacer diario.

Sin embargo, el hombre es totalmente previsible, rutinario y junto a su ignorancia y desprecio a su propia agua que forma parte de el, esta rompiendo el equilibrio de la naturaleza y del mismo.

Esta reflexión surge en mi cabeza tras realizar junto a unos amigos un pequeño experimento simple, pero significativo:

Cogimos varias muestras de aguas de diferentes sitios y también con tratamientos distintos, en total cuatro muestras.

Una muestra era agua del agua del grifo de Alginet, otra era agua del grifo de Turís, una tercera muestra era agua tratada con osmosis inversa y por ultimo la cuarta muestra era agua embotellada de la marca Bezoya. Cada una de las muestras fueron vertidas en vasos diferentes, siéndo sometidas a un proceso electrolítico, para comprobar visualmente la composición de cada una de ellas.


El resultado, sin entrar en conclusiones trascendentales, fue para mí sorprendente.; las dos muestras de agua del grifo, se convirtieron a la vista, en agua envuelta en residuos negruzcos y verdosos, mas parecida a aguas pantanosas; además el vaso que contenía una de las muestras estaba ardiendo al tacto, lo que induce a pensar que el nivel de radiactividad fuera la causa.

En cuanto a las otras dos muestras los tonos del agua eran de un color acaramelado, sin residuos (especialmente la muestra de bezoya) y los vasos al tacto estaban fríos.

Todos podemos imaginar que el agua potabilizada, la que sale cada vez que abrimos el grifo es apta para el consumo, pero si después de ver este resultado y sospechar de ese olor que a veces desprende el agua del grifo, me pregunto ¿volveré a cocer garbanzos en aguas pantanosas?, ¿tendré que cambiarle el nombre a algunas sopas?, que les parece sopa de pollo con tropezones pantanosos.

Solo nos queda resignarnos y beberla porque es necesaria mientras que los que gestionan nuestros impuestos nos seguirán engañando y vociferando lo segura y fabulosa que para el consumo humano.

Claro que si la comparamos con el agua de otras partes del mundo, no es solamente fabulosa, sino que la podríamos describir como “la creme de la creme”.

Para comprender mejor la calidad del agua les voy a dar unos pequeños conceptos y requisitos determinados por la OMS:

Agua potable es aquella que no sea vehículo de enfermedades infecciosas, ni de sustancias toxicas para el hombre, debe ser incolora, clara, sin olores ni sabores desagradables y que no tengan mas de 1,5 MG de sólidos totales disueltos y no más de 10 organismos poliformes no patógenos por litro. Además la temperatura del agua no debe exceder de 5º centígrados respecto a la temperatura ambiente; contener un cloro residual entre 0,2 y 0,5 ppm.

Como ejemplo en la Web de acción contra el hambre se nos dice que el 80% de las enfermedades del mundo en desarrollo son debidas al consumo de agua no potable y a las malas condiciones de salubridad; 1,1 billones de personas se enfrentan diariamente a contraer enfermedades por el consumo de agua no potable; 3 millones de personas mueren anualmente por procesos diarreicos debidos al consumo de agua no potable…

Podríamos seguir dando estadísticas y quizás llegaríamos a la conclusión de que el agua se ha convertido en el verdadero veneno del siglo XXI en el mundo en desarrollo.

Aquí en el primer mundo, seguimos sin apreciar al líquido preciado, despilfarrándolo y contaminándolo…el agua enferma y al mismo tiempo el hombre también lo hace.

Volviendo a esa agua esencial para todos los seres vivos me llama la atención pequeños detalles de lo importante que es el agua:
  • el 98% de un melón es agua 
  • el 80% de un pez es agua 
  • entre el 60% el 80% del ser humano es agua. 
Fijaos que todos los procesos biológicos de nuestro cuerpo requieren agua:
  • si los pulmones no estuviesen siempre húmedos, no podríamos respirar; se imaginan a una persona fumándose su primer y ultimo cigarro antes de ahogarse. 
  • si la saliva no mojara y ayudara a formar el bolo alimenticio no podríamos ingerir, se pondrían de moda las huelgas de hambre. 
  • sin las lagrimas nuestros ojos serian pequeños volcanes en erupción 
  • sin la orina no podríamos expulsar desechos orgánicos… se hundirían las empresas de celulosa 
Quizás estos detalles (con cierta ironía), definitivamente nos hagan reflexionar sobre lo importante que es el agua.

Fijaos la cantidad de agua que el propio organismo del ser humano elimina de una forma constante, como si fuera un torrente continuo, por lo que necesitamos beber agua de forma frecuente para recuperar nuestro equilibrio hídrico.

El agua tiene una serie de propiedades:

  • densidad: es la relación de la masa entre el volumen; un kilo de agua ocupa el volumen de un litro de agua. 
  • presión: es la fuerza con que empuja el agua 
  • temperatura: junto a la presión determinan los estados del agua; a 0º C el agua se congela; a 100º C el agua se transforma en vapor mediante un proceso llamado ebullición. 

Las propiedades del agua y el ciclo que sigue en la tierra hace que la cantidad que disponemos de ella actualmente es la misma que tuvimos en el pasado y que tendremos en el futuro, más agua salada que dulce o a la inversa; más o menos contaminada; más o menos congelada, pero será la misma agua que se habrá adaptado a ese presente.

El hombre al igual que el agua tiene que adaptarse al presente que vive, tomar ejemplo del camino del agua, imprevisible pero armonioso, para preservar su esencia.

Al igual que en el colegio se enseña muchas asignaturas obligatorias(seguramente necesarias),se hace necesario otro tipo de enseñanzas como la ética, el respecto, la cívica y otras muchas que ayudarían a forjar verdaderos ciudadanos responsables.

Esto ayudaría a comprender por ejemplo el derroche del agua. He aquí algunos ejemplos:
  • una lavadora consume 100 litros por ciclo 
  • cada descarga del inodoro suponen 20 litros 
  • un baño a cuerpo de rey 150 litros 
  • una ducha de 10 minutos 80 litros 
  • una fuente o un riego con fugas pueden derrochar sobre 2500 litros al día. 
Estos ejemplos son aproximados pero si hiciéramos un ciclo de lavadora aprovechando al máximo su capacidad, todos los inodoros hicieran media descarga, las duchas fueran en la mitad de tiempo y las responsables de parques y jardines controlaran las fugas de agua, podréis deducir la cantidad de litros de agua que se podrían ahorrar diariamente.


Además, por si no fuera suficiente, el hombre también contamina el agua de nuestros ríos y mares. He aquí unos ejemplos de elementos contaminantes y sus efectos:
  • el aluminio depositado en los lechos de ríos y fondos marinos, se descompone parcialmente a los 10 años y su descomposición total tarda de 200 a 500 años. 
  • el plástico en las superficies acuáticas, los rayos del sol pueden degradarlo, pero en el fondo del río, puede permanecer intacto indefinidamente. 
  • el vidrio en el fondo marino o de un río, quedará enterrado con el paso de los siglos, pero nunca llegará a descomponerse. 
  • las pilas que contienen metales pesados, depositados en el suelo, contaminan los cultivos, el agua y a los animales, pasando a nuestra cadena alimentaria. 
Después de estos ejemplos de derroche y contaminación, quiero contarles un pequeño relato cotidiano:

“Es una tarde de verano, de calor sofocante, Luis y sus amigos juegan en la calle; han comprado globos y se dedican a llenarlos de agua en una fuente, para luego explotarlos.
Cuando se cansan se marchan, sin darse cuenta, que han dejado el grifo de la fuente abierto y el agua sigue cayendo…Mientras han decidido bajar al río para darse un baño, parando antes para comprar refrescos y chucherías ; sentados en la orilla comen y beben, sin darse cuenta que los restos de botes y bolsas acaban en el río…Luis vuelve a casa y monta en cólera al ver que su camiseta favorita está sucia y no podrá ponérsela mañana; su madre se siente en la obligación de poner una lavadora para contentar a su hijo…Entretanto, Luis ha llenado la bañera hasta arriba para darse un baño, abriendo el grifo de agua fría y caliente para aclimatarla a su gusto…”

En este pequeño relato podríamos tener un ejemplo cotidiano de derroche y contaminación del agua, que casi siempre se hace de forma inconsciente, a diferencia de los vertidos que realizan empresas y desalmados.

Podríamos decir que el agua que bebemos es la que merecemos y la seguimos bebiendo.

Quizás si ese desprecio al agua, esta nos lo pudiera devolver en pequeñas venganzas diarias, habría una pequeña posibilidad de concienciarnos.

Se imaginan truchas aluminadas con una inscripción en su aleta que pusiera “coca –cola”;chuletas de lomo contaminadas por metales pesados que al comerlas nuestro sistema nervioso generara movimientos reflejos parecidos al “conejo de duracell”;que el grifo abierto de una fuente inundara nuestra casa; que al tener sed el agua decidiera no salir…etc.


En estos días de sequía, más que nunca, el agua es protagonista apareciendo la intolerancia, las luchas por la propiedad del agua, los recelos entre pueblos e incluso en algunos casos las guerras. Aún así el derroche y la contaminación sigue y nadie pone freno a este dislate.

Por favor, dejemos entrever, a las siguientes generaciones, a futuros hombres como Luis que sin agua NO HAY FUTURO para el planeta.

Ah! No se olviden de que es bueno para el organismo beber mucha agua… o lo que dicen que es agua.

No hay comentarios: